viernes, 29 de enero de 2016

De Camagüey a La Habana

En el aeropuerto Ignacio Agramonte, en Camagüey, te tratan con toda la amabilidad del mundo. Buenos noches. Tenga la bondad. Por favor. Disculpe la molestia. Que tenga un buen viaje. Llegas al aeropuerto José Martí de La Habana y no te dicen ni bienvenido. Debe ser que en las ciudades “del interior” mucha gente todavía conserva los modales, que más personas asumen la cortesía como acto cotidiano y natural. Puede ser que en La Habana mucha gente no tenga tiempo para ser amable. Hasta el punto de que uno ya se asombra cuando lo tratan bien. Los nuevos tiempos, dicen.