domingo, 19 de abril de 2015

Papas para todos

En el correo de la Villa Panamericana, debajo de las indicaciones sobre lo que puede y no puede incluir un bulto postal, han colgado un cartel: "PROHIBIDO ENVIAR PAPAS EN LOS PAQUETES".

viernes, 10 de abril de 2015

Optimismo

Una vecina me dijo que cuando se encuentren Raúl y Obama "se van a arreglar todos los problemas". Yo estaba apurado, así que le respondí: "Ojalá su boca fuera santa". La realidad es que alguna gente es demasiado optimista con ese encuentro. La cosa podrá ser más o menos así:
—¿Cómo está, señor presidente?
—Muy bien, muchas gracias. ¿Cómo está usted?
—Bien, es un placer saludarlo.
—Lo propio.
Habría que esperar a un intercambio más formal. Pero incluso los resultados de ese diálogo serán más simbólicos que concretos.
Esto va despacito, esto es con calma. Esperen sentados...

En la foto: El primer encuentro, en Sudáfrica.

martes, 7 de abril de 2015

Nubes

Volaba de Camagüey a La Habana, vuelo al atardecer, y el avión sobrepasaba un colchón de nubes. Pocos cuadros más hermosos. Lo he dicho muchas veces: a la hora de crear belleza, la naturaleza pone muchas veces en jaque al arte. Allí, a tantos pies de altura, me sentí un hombre privilegiado. Millones nacieron, vivieron y murieron sin poder disfrutar este espectáculo.

miércoles, 25 de marzo de 2015

La terrible belleza

La foto tiene vuelo, una vocación estética indudable. El hombre parece que duerme, pero está muerto. El agujero, el cristal quebrado en tan plástica filigrana, dan fe. La foto tiene ángel, pero asusta. Es testimonio —otro— de la violencia que desangra a México. La hizo el fotógrafo Rafael Durán, para el diario Reforma. Ahora mismo hay un debate sobre la conveniencia y la eticidad de publicar este tipo de fotografía. Pero esta fotografía, a su modo, es bella. A su terrible modo.

Castas

Veo un fotorreportaje en BBC Mundo sobre los limpiadores de letrinas en la India. Son personas pertenecientes a las castas más bajas, que son prácticamente obligados a desempeñar esa tarea, sin tener siquiera el derecho de una retribución monetaria. Son millones de personas marcadas desde su nacimiento, en atención a una tradición estúpida, degradante, inhumana. Los intocables. Cuesta pensar que en pleno siglo XXI se mantengan estas prácticas. Y que haya personas que las defiendan desde pretendidos postulados religiosos. El sistema de castas de la India es tan cruento y deplorable como el apartheid sudafricano, del que afortunamente la humanidad se libró hace décadas. Y sin embargo, se habla tan poco...