martes, 2 de diciembre de 2014

Puntos de vista

Mi amigo Alberto Yoan, que ahora vive en España, dice que allá a este plato le dicen "arroz a la cubana". Yoan hace notar que en Cuba le decimos "comida de putas". Yo solo espero que la mayoría de los españoles no sepan lo segundo. La verdad es que la asociación no me hace muy feliz...

lunes, 1 de diciembre de 2014

Naturalmente

Salieron del teatro y antes de cruzar la calle Línea se tomaron las manos. Muchacho y muchacho, una pareja plena, como se suponen que sean todas las parejas. Nadie los agredió, nadie los insultó, nadie se burló de ellos. Anduvieron todavía unas cuadras, tomados de la mano. Eran un símbolo —quizás un presagio— de esa sociedad que soñamos.

domingo, 30 de noviembre de 2014

Un poema (LXIX)

DETALLE

Entre la flor y el sol
hay ahora una nube.

Hay ahora una nube
entre el sol y un millón
de flores.

Pero ahora es el sol
y esta flor y la nube.

Ahora es solo la flor
y la infinidad eterna.

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Tiene que tener arreglo

Esta mañana, en un almendrón, una señora quejándose por lo mala que está la calle: "¡Esto no tiene arreglo!". Mi mamá, ayer, mientras veíamos en el Noticiero Nacional un reportaje sobre los altos precios de la carne de cerdo: "¡Esto no tiene arreglo!". Yo, ahorita mismo, hablando con un amigo en Facebook sobre la situación nacional: "A veces pienso que esto no tiene arreglo". Hay días en que amanezco particularmente pesimista. ¿Esto tiene que tener arreglo, verdad? ¿Alguien tiene la respuesta, verdad?

domingo, 16 de noviembre de 2014

Papa

Hay ahora un juego muy popular entre los que tienen ciertos celulares de pantalla táctil. El juego consiste en una papa que reclama atención. Así, literalmente, una papa o por lo menos algo redondeado que parece una papa, con unos ojos y una boca, muy chula la papa. Hay que bañarla, darle de comer, hacerle cosquillitas, jugar con ella, ponerle el termómetro, medicarla si se enferma... Si la papa es bien atendida, crecerá sana y feliz. Si el dueño de la papa es abandonado, o tiene cosas más importantes que hacer, la papa se enfermará, se deprimirá hasta la muerte. El otro día vi a dos estudiantes de tecnológico muy absortas atendiendo a sus papas. Ojalá a sus tareas de clases les prestaran la misma atención. O a sus novios, vaya. Pero lo que sí me asombró fue ver a un hombre de por lo menos 30 años, hecho y derecho, bañando y secando a su papa celular. Un maquillista del ICRT me cuenta que la papa puede dar una tángana a las tres de la mañana, si le da hambre o tiene ganas de jugar. "Uno tiene que despertarse a esa hora y darle de comer o darle una pelota para que se entretenga. ¡Hace una semana que no duermo una noche entera!" —dice el maquillista muerto de la risa. Yo la verdad es que no entiendo nada, les juro que no.