martes, 24 de agosto de 2010

El reinado de la eñe

Un importante académico ha asegurado que para 2045 el español será el idioma más hablado en el planeta. Más que el chino. Más que el inglés. Es obvio que el crecimiento se sustenta en la explosión demográfica latinoamericana y en el auge apabullante de la comunidad latina en los Estados Unidos. Para que vean, hace algún tiempo hubo quien propuso desterrar la letra eñe de los alfabetos, por considerarla un obstáculo en la carrera de la globalización. Siendo como es la letra más peculiar de toda nuestra lengua, a nadie se le ocurrirá ahora ningunearla. El augurado imperio del español la tendrá sin duda como símbolo. Auque, tal como van las cosas, está por ver si en 2045 tenemos tiempo de ocuparnos de esas boberías…

martes, 10 de agosto de 2010

El número de septiembre

He visto The September Issue, el documental de R.J.Cutle sobre el proceso de creación de un número de la célebre revista Vogue. Se los recomiendo. Y si vieron El diablo viste de Prada, pues se los recomiendo mucho más, para que se queden con la boca abierta ante las significativas semejanzas entre la villana que encarna Meryl Streep en la película y la protagonista del documental: la editora Anna Wintou. Se trata, en los dos casos, de criaturas de arrolladoras personalidades, frías y profesionales, distantes y exigentes… Y por supuesto, muy elegantes. Llega el punto que uno se pregunta si no serán esos requisitos para dirigir una revista de modas. (No nos consta, afortunadamente, que la Wintou ostente la casi mítica falta de escrúpulos de su émula en la ficción). Muchos críticos han señalado que al documental le falta glamour. Y es cierto que más que en las lentejuelas, la mirada de los realizadores se centra en la gente, en el complejo entramado de relaciones humanas y profesionales de ese mundillo que es Vogue. Pero gracias a esa vocación “antropológica” del filme, uno puede regodearse en la historia de vida de una mujer extraordinaria: Grace Coddington, directora creativa de la revista, que en su juventud fue una hermosísima modelo y con el tiempo devino mujer–orquesta de la redacción. Tal es su pasión, su entrega a la creación, su sensibilidad, simpatía e ingenio, que termina robándose el show. Los espectadores –a juzgar por el entusiasmo de muchos comentarios en la red- la adoran. Yo, por ejemplo, he quedado enamorado.

Las protagonistas de The September Issue. A la izquierda: Grace Coddington, directora creativa de Vogue; a la derecha, Anna Wintou, editora jefa. Fotos: Tomadas de Internet.

lunes, 9 de agosto de 2010

Cocina al minuto

Mi abuela tenía solo un libro: Cocina al minuto, de Nitza Villapol, un ejemplar empastado que guardaba en el fondo del escaparate. A veces me dejaba hojearlo y yo me pasaba un buen rato leyendo recetas, soñando que abríamos un restaurante donde mi abuela cocinaría y yo me encargaría de decorar los platos y servirlos. Los domingos veíamos Cocina al minuto en la televisión (con los años, al evocarlo, me doy cuenta de que era un programa posmoderno, con esa estética tan años cincuenta que siempre tuvo). Yo le pedía a mi abuela que hiciera alguno de los platos que Nitza y Margot preparaban y ella me decía que sí, que quizás algún día, pero que ahora no tenía todos los ingredientes. Al rato me llamaba para almorzar y era tan sabroso el almuerzo, tan pero tan sabroso, que yo la abrazaba y le decía que ella cocinaba mejor que Nitza Villapol, algo que a veces la emocionaba hasta las lágrimas. Un día leí, no recuerdo ahora mismo dónde, que Nitza en realidad no sabía cocinar. Se lo comenté a mi abuela y ella me respondió escéptica y sonriente: Bueno, yo tampoco sé hablar por televisión, así que estamos empatadas…

Nitza Villapol, chef y escritora, nacida en Nueva York, conductora durante 44 años del programa Cocina al minuto.

viernes, 6 de agosto de 2010

Ruinas

Todavía pueden vislumbrase la marejada de arabescos, la convivencia caprichosa de estilos, la vocación de subir más alto… orgía arquitectónica, puro exhibicionismo… O, quizás, sueño desbocado y exótico de alguien con los medios para realizarlo. O, quizás, el espíritu de una época de deslumbramientos, principios de un siglo que se desbocaba. El caso es que todavía pueden adivinarse las ínfulas de que quien mandó a construir este palacio presuntuoso en medio de la nada. Ahora es el silencio. Pasto de leyenda, como toda ruina majestuosa; sorpresa apabullante para el turista desinformado; metáfora demasiado obvia del olvido.

Ruinas del Palacio Creagh, en las cercanías del río Casisey, Guantánamo. Obra del arquitecto José Lecticio Salcines. Foto copiada de la Guía de Arquitectura del Oriente Cubano.

lunes, 2 de agosto de 2010

El largo atardecer del caminante

La del español Álvar Núñez Cabeza de Vaca es una de las más inquietantes biografías de la conquista de América, sobre todo por las grandes dosis de misterio que todavía reserva. Hay una historia "oficial", en buena medida apuntalada por los escritos del propio Cabeza de Vaca (con los que muy probablemente quisiera complacer a su rey y protegerse de leguleyos e inquisidores); hay otra historia que apenas se vislumbra, que se presta a la fabulación. Estamos hablando, quizás, del más singular de los conquistadores, un hombre que vivió de naufragio en naufragio; que anduvo, descalzo y desnudo, por estas tierras desconocidas; que prefirió la cruz a la espada... Hay zonas de su itinerario que permanecen en la semipenumbra. El argentino Abel Posse no pudo resistir la tentación de recrearlas, y lo hace en una hermosa novela publicada hace casi veinte años: El largo atardecer del caminante. Seguimos -como si el propio Álvar nos lo contara- el relato de sus viajes prodigiosos. Y es tal la profusión de detalles, que uno más bien se inclina a leerlo como crónica fidedigna y fascinante. El largo atardecer del caminante, publicado por Arte y Literatura, está a la venta en las librerías habaneras, a precio de liquidación.