martes, 1 de noviembre de 2011

Skakespeare, el impostor

Tan grande —en número y sobre todo en calidad— es la obra de William Shakespeare, que siempre han circulado opiniones de que su autor no puede ser ese hombre con tan pocos estudios y viajes. Algunos creen que Shakespeare se aprovechó del trabajo de varios escritores; otros creen que el verdadero creador es Edward de Vere, un cultísimo noble de la corte isabelina… De la manera en que William se apropió de esa gloria se han escrito hasta tratados. Ahora se ha estrenado en Londres una película que aviva la polémica: Anónimo, dirigida por Roland Emmerich. El Shakespeare que presenta es un pícaro casi analfabeto. Las asociaciones e instituciones “shakesperianas” han puesto el grito en el cielo y ya han organizado un programa reivindicativo. El director de la película está encantado: "No soy profesor, pero no puedo creer que alguien que casi no tenía educación pueda haber escrito algo como lo que dicen que escribió", dijo a la BBC. La mayoría de los mortales, que tampoco somos profesores, no tendremos mucho concreto que aportar a la discusión. ¿Será que alguien podrá presentar alguna vez pruebas irrefutables? Yo, por lo menos, tengo algo claro: alguien sin mucha escuela sí puede crear escuela. Ahí radica, en buena medida, la genialidad de algunos…

William Shakespeare (1564-1616), poeta y dramaturgo inglés.

3 comentarios:

  1. Así mismo, estoy de acuerdo contigo. Bueno, casi siempre lo estoy, en mi tienes a un fanático. Tu siempre estimado
    ELT.

    ResponderEliminar
  2. ¿Era o no era...? Ahí, la cuestión. Muy buen post. Yuris. Logras concreción e interés en poquísimo espacio, como siempre. Que a tu blog no le afecta la crisis. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Mi conclucion es que no pudo ser el quien escribio todo eso.

    ResponderEliminar