viernes, 6 de enero de 2012

Gonzalo Rojas murió hace meses (y ahora es que me entero)

Dios mío, estuve al margen de todo, dos meses en casa, sin leer noticias, recuperándome de un accidente cerebral que por poco me lleva de este mundo, y nadie me contó (¿quién iba a contármelo?) que Gonzalo Rojas había muerto en Chile, se murió —triste coincidencia— a consecuencia de un accidente cerebral, quizás algo parecido al que yo tuve, se murió a los 93 años, edad casi bíblica (mi abuelo, que nunca supo de la existencia de Gonzalo Rojas, también murió a esa edad), se murió —ojalá esté vivito ahora en una estrella— y dejó en esta tierra esos poemas hermosos, qué patrimonio hemos heredado, qué manera de hablar sobre lo humano y lo divino —que como todos sabemos, es también lo humano, pero visto por los poetas—, qué delicioso desparpajo, que inusuales giros, qué imaginación, qué poeta, y qué hombre, se murió en abril, mientras yo me iba recuperando, sin salir de mi casa, ignorándolo casi todo, ignorando que en Chile se había muerto mi poeta preferido, hoy llegaré a la casa y lo leeré de nuevo…

Foto: Gonzalo Cruz (ABC)

2 comentarios:

  1. Así son las cosas, Yuris. También me sorprende lo de tu accidente. Espero que Don Gonzalo ayude a tu cerebro a manejar en adelante con todo cuidado para que no sufras otro accidente. Recibe mi solidaridad.

    ResponderEliminar
  2. Yuri!!! Cuídate mucho!!! Un abrazo desde lejos!!!

    ResponderEliminar