lunes, 20 de febrero de 2012

El valor de una foto

Burton Samuel Glinn (1925-2008) se enteró de que en Cuba había triunfado una Revolución y empacó de inmediato. Llegó con su cámara fotográfica y siguió a los rebeldes en aquellos días de revuelo. Gracias a Burt Glinn, atesoramos imágenes reveladoras, momentos singulares, por ejemplo, de la entrada de Fidel en La Habana. Su trabajo documental es comparable con el de los grandes fotógrafos cubanos del momento, los grandes autores de la iconografía revolucionaria. Miembro de la célebre agencia Magnum, publicó su trabajo en las principales revistas del mundo. Hay una foto de Fidel particularmente impactante: el líder revolucionario parece escuchar atentamente las explicaciones de alguien, después de haber hablado durante horas al pueblo de la ciudad de Santa Clara. Es una fotografía hermosa: Fidel con el fusil al hombro, con expresión decidida y al mismo tiempo serena, con su perfil de armonía griega... Si hubiera posado, el retrato no sería tan perfecto. Es el rostro de un hombre en el que se puede confiar.

En la imagen: Detalle de la foto de Glinn. Santa Clara, 1959.

1 comentario:

  1. La foto, técnicamente hablando, es en realidad buena... De lo demás, mejor ni hablo...

    ResponderEliminar