martes, 7 de febrero de 2012

Sara y Diana, compañeras…

Alguien ha sugerido que el hecho de que la prensa haya identificado a la pintora Diana Balboa como compañera de la fallecida cantautora Sara González es todavía insuficiente. “Debieron haber dicho viuda, para que todo el mundo supiera muy bien de qué se estaba hablando”. Yo creo que todo el mundo supo muy bien de qué se estaba hablando. (Además de que decir “viuda” sería hasta cierto punto inexacto, pues Sara y Diana nunca pudieron casarse). Y sí, el hecho de reconocerlo públicamente, con toda la tranquilidad del mundo, ha sido un gran paso. Lo mejor de todo —señores tan preocupados por las reacciones de un pueblo todavía no preparado— es que nadie ha puesto el grito en el cielo (y si lo ha puesto, se ha cuidado mucho de que no se lo escuchen), que no se ha caído una estrella, que la vida sigue su curso sin notables alteraciones… Deseable sería que ese respeto mostrado hacia el dolor de una mujer, hacia la entereza de otra, hacia el compromiso de las dos… se multiplicara, se hiciera común y corriente. Por que de eso trata: de hablar con naturalidad de lo que natural es.

En la imagen: Diana Balboa y amigos de Sara miran la estela que dejó en el mar el lanzamiento de la urna con las cenizas de la cantautora. Foto: Dianik Flores.

1 comentario:

  1. Es natural, SI, pero no es usual que los fóbicos de toda laya lo asuman de una buena vez.
    Sara era homosexual, mantuvo una relación estable y ejemplar con Diana. Así, con todas sus letras debe ser repetido y amplificado todas las veces que sea necesario. A ver si de una buena vez, lo natural llega a ser asumido sin aspavientos, suspicacias y discriminaciones.
    Felicitaciones, Yuris, por tu talento y sensibilidad.

    ResponderEliminar